Los principios básicos de challas santiago

51 donde fuera y ellos eligieron Chile. Ellos tenían mucho capital y podían sobrevenir favorito cualquier parte, pero eligieron Pimiento. Cuando llegaron a Santiago, en el hotel preguntaron por la playa más cercana. Cartagena, les dijeron, Ganadorí que se pasearon por todas las playas del balneario y, a la Reverso, exacto cuando pasaban por la entrada de Melipilla, quedaron en pana en Vicuña Mackenna con Ortúzar. El chofer dijo aquí vamos a tener que ver si cierto nos puede ayudar. Mi antepasado dijo está acertadamente, mientras usted lo arregla, vamos a entrar y seguro que habrá una plaza. Caminaron toda la entrada y encontraron la plaza, que Bancal un sitio eriazo, escaso, un tierral. Manuel dijo me gusta este pueblo, qué te parece que cuando volvamos a España hagamos una operación y algo hacemos en este pueblo, por lo menos ponemos una casa comercial, porque no había ni siquiera un despacho. Y ahí compraron todo el frente de la plaza. Campeóní comenzó una Cuadro en Melipilla, donde los De la Presa fueron activos miembros de la comunidad en el comercio, la política, los deportes, el teatro y la inmigración, al provocar una oleada de ciudadanos españoles a quienes trajeron a trabajar en los negocios que formarían en Melipilla. Las familias Suárez, Ríquez, Villar, García, entre otras, se asentarían a partir del incidente de los De la Presa. A más de cinco décadas de ese avenencia con una plaza baldía, los De la Presa decidieron solucionar los problemas de las autoridades de una buena ocasión y construir un teatro en el costado oriente de la Plaza de Armas. Lo hicieron en medio de la calle Serrano y frente a la estatua del marino melipillano. Un teatro?, se preguntaba la comunidad, invadida por la sorpresa y la capricho.

Habíamos empezado a concursar con música chilena. Fue un concurso muy extenso. Cuando empezamos no había mucha Parentela, pero como a mi me gustaba la ranchera, nos dimos cuenta que cuando la cantábamos la Parentela se volvía loca Les gustaba más que la música chilena! Ahí le dije a mi hermano hagamos un repertorio más mexicano y llenábamos, fue un éxito tremendo lo que pasó en ese festival y ha sido el que nos ha hexaedro para vivir. Por ese concurso somos lo que somos, sino no hubiéramos hecho la carrera que hicimos. Ese es el recuerdo de Fernando Bustos, que con Ismael inició, mantuvo y expandió el tipo ranchero en Chile, siendo un éxito de ventas a lo grande de cinco décadas. Éxito que se inició por esos díCampeón de 1965, en que Fernando rememora como una peculiaridad que a los ganadores los elegía un Junta que debía tener cuidado de no ir en contra del juicio del conocido. Sí existía un Comité, pero esa ocasión les tiraron huevos, porque nos dijeron que no podíamos competir, porque parecíamos profesionales, pero no lo éramos, no habíamos aguafuerte siquiera, teníamos el deseo de hacerlo, eso sí. Con su programación, obras, shows y concursos, las condiciones parecían ser ideales para el concesionario del Teatro Serrano. No obstante, éste optaba por evitar pagar la mensualidad. En fin, no terminaba febrero de 1966 y el concejo municipal estaba encabritado. Francisco Werchez, alcalde en ese momento, notificaba públicamente a José Massoud para que pagara los meses de arriendo, patentes y póCompetición de seguros adeudada 210. Pero lejos de acatar, el aludido se reunió con Werchez y le dijo 210 El Labrador en enero de 1966 daba cuenta del interés de la empresa González y Venturino por tomar la concesión del Teatro Serrano y del problema que significaban los meses de mora en el suscripción del arriendo por parte de Massoud, a quien aún se le acusaba de no ocurrir cancelado patentes y pólizas de seguros

9 2.2. Deberes del Propietario. Por el hecho de pertenecer a una Comunidad, tiene el deber de respetar el Reglamento de Copropiedad. Debe realizar los mantenimientos que este Manual indica. Debe respetar la propiedad de los vecinos y no efectuar, por ningún motivo, trabajos en los muros que constituyan deslindes. El incumplimiento de sus deberes o actos que afecten a la Comunidad, da derecho a acciones legales en su contra. El propietario no solo debe estar informado de lo que sucede al interior de su vivienda si no que asimismo como funciona el Edificio en Caudillo, dado a que hay espacios y bienes comunes de los cuales tienen un porcentaje en su dominio. Si aceptablemente la preservación de estos espacios está a cuenta de la Oficina del edificio, los propietarios deben profesar una labor fiscalizadora por intermedio del comité de Oficina y de la Asamblea de propietarios. 3 DESCRIPCION Caudillo DE LA VIVIENDA.- El edificio Consta de 10 niveles sobre cota 0.00 y 2 niveles de subterráneo, con un total de 82 departamentos, 108 estacionamientos para propietarios, 12 estacionamientos de visita, 02 estacionamientos minusválidos para propietarios, 01 estacionamiento para minusválido de cita y.

26 teatros como el Odeón, el Apolo y el Vencimiento de Valparaíso, las que debían hacerse en conjunto, poliedro que con la tecnología de la época las cintas más largas eran de dos y tres minutos. Es en el Odeón, en 1902, donde se proyectó la primera película registrada en Chile. Titulada Un Ejercicio Militar de Bombas, daba cuenta en tres minutos de las destrezas de las compañíGanador bomberiles de Valparaíso captadas en la Plaza Aníbal Pinto 80. Las vistas de paisajes, desfiles, faenas industriales, fiestas populares, peleas romanas, alucinaron a los espectadores chilenos en teatros cuyos aforos alcanzaron incluso las personas. La magnitud de la fuego, los movimientos, los tamaños de hombres y claridad de vistas eran sorprendentes. La Familia respondió a estos espectáculos con ánimo ferviente. Les cautivaba y entretenía tanto, que de la mano de su atractivo nació la palabra vermouth, denominación chilena para el horario de funciones de la hora del té. Originalmente los primeros biógrafos santiaguinos sólo contemplaban proyecciones en horarios nocturnos, pero a mediados de la primera decenio del siglo XX no Bancal manejable ni bien trillado caminar a altas horas de la Indeterminación circulando por sus calles, especialmente para las señoras. El problema Cuadro que tras ser sometidas a la experiencia cinematográfica habían quedado embobadas con él. Por esta razón, Delia Matte, habitué del capitalino Club de la Unión, donde tomaban el té y algo más, solicitó a los administradores del Biógrafo Kinora, ubicado al interior de la calle Estado, que pudieran anticipar las funciones. Por supuesto que accedieron a dicha petición, ya que reunirían a un conjunto de damas de la aristocracia santiaguina, las que 80 Ossa, Carlos, Historia del Cinema Chileno, Santiago de Pimiento, Editorial Quimantú, 1971, p.

Al terminar las palabras, morapio el turno del alcalde Ramón Valdivieso. En su discurso agradeció al presidente Arturo Alessandri por restituir el mismo 11 de octubre el título de Almohadón del Departamento de Melipilla a la ciudad de los cuatro diablos. Del teatro se refirió como hito de una reacción oportuna para iniciar una era de resurgimiento y progreso, habida cuenta que en el 191 aniversario la ciudad Cuadro para su principal autoridad un pueblo donde su progreso, sus industrias, sus actividades en Caudillo, no están a la importancia de otras ciudades más jóvenes, modelos de belleza, Civilización y sociabilidad 146. Y como no Bancal de extrañar en Melipilla, hubo incluso esa Indeterminación palabras referidas al Día de la Raza, proclamadas por el sentenciador de trivio local, Manuel Victoriano. Tras su intervención, la candil se fue, los aplausos se acallaron y el telón se abrió para topar paso a la segunda parte de La Pasión de Francois, una de las cuatro obras que la compañía de comedias, sainetes y variedades que Enrique Barrenechea, su director, presentó en la entrada. Fue la primera dormitorio teatral en las tablas del recién inaugurado teatro. Contiguo con La Pasión de Francois, el Serrano alojó en pocos díFigura la comedia Mocosita, de Armando Moock; Malditas sean las mujeres, de López Meneses; y La Prueba, de Víctor Domingo Silva, funciones que la compañía de comedias dirigida por el actor Orlando Castillo llevaba a decorado, con números musicales previos que contemplaban a Los Huasos del Romeral, las Hermanas Cobo y el violinista Nibaldo Soto. 145 El Labrador, 13 de octubre de El Labrador, 13 de octubre de

28 Evitar pasar o deslizar muebles sobre la cerámica. Levantarlos o proteger con un paño suave los apoyos de muebles. Es importante considerar si llegase a reponer alguna de las cerámicas, la nueva partida nunca tendrá el mismo color del original incluso si es del mismo código, marca y proveedor. Esto por los áridos de donde provienen las materias primas para su fabricación, temperatura de cocción, etc. Empresa Constructora ISA se hace responsable de las observaciones hechas en las cerámicas al momento de la entrega. Después de este proceso, es responsabilidad del propietario el correcto mantenimiento de ellas y no se acogerán a fianza piquetes, trizaduras o saltaduras informadas a posteriori de la entrega Precauciones: Sólo se podrá efectuar perforaciones, siempre que se observe las indicaciones señaladas en los ítems relativos a impermeabilizaciones e instalaciones, mediante el uso de brocas de espada rápido, de preferencia con punta diamantada, por la extrema dureza de las cerámicas, y sin equipos de percusión.

80 cios justos y dos preocupaciones de la sociedad melipillana: que las instalaciones estuvieran en buen estado, y que las películas no fueran pasadas antes en teatros de barriada de Santiago, puesto que eso no obstante significaba que llegaban atrasadas y malgastadas. Esto se cumplió hasta donde se pudo, pues Pérez se preocupó de ataviar el edificio lo mejor posible, mas los años de funcionamiento se le notaban. Manuel Orilla fue testimonio de estos díVencedor de fines de la término de Ex estudiante de la Escuela Parroquial, sin trabajo, llegó a sumarse al staff de cinco personas que laboraban en el Serrano gracias a contactos y conocidos. Su día consistía en hacer el aseo de las dependencias por las mañanas, luego cortar los boletos en las funciones de matiné, vermouth y Perplejidad. Asimismo le tocaba acomodar al notorio, avisar de algún desorden y poner el candado para regresar al día próximo a repetir una rutina intensa. Se llenaba el teatro. Teníamos funciones todos los días en rotativo, a veces hacíamos matiné, específico y noche. La matiné empezaba a las dos de la tarde y cloruro sódicoía como a las cinco. A las 6 empezaba la distinto, esa salía como a las 8 y media. Posteriormente se hacía un aseo rápido y empezaba la función nocturna, recuerda, con la explicación clara de las razones del éxito de audiencia que abarrotaba una y otra ocasión la sala. Instalado en la alborada de un cambio generacional que no dejaría impávido ni a Melipilla ni al mundo, Vera recuerda que: Cuadro la única entretención que había en Melipilla. Se llenaba, había filas de Parentela, especialmente para las de Cantinflas, las mexicanas, a veces pasaban películas de cowboy, seriales, que igualmente eran muy buenas.

121 Esto fue un gran asalto para el gran pantalla chileno e incluso mundial. La cantidad de asistentes a las salas bajó y sólo los nuevos filmes que prometían poco diferente, sexo o violencia, lograban ocasionalmente llenar el Palace. La calidad de la proyección no era buena. Si el proyector usaba nueve carboncillos al mes para el adecuado brillo de la imagen, se usaban tres, dando una tonalidad oscura a las películas, lo que se sumaba a una mantención poco ortodoxa del telón que acabó con su blancura 270. Teñida de una nueva coloración, reflejó cintas de horror y sexo de procedencia italiana, con una gran variedad de temas como vampiras lesbianas, sadomasoquismo, canibalismo, tortura, violaciones y castración, que continuaba atrayendo Clan a la sala. Por otro ala, los asiáticos se adueñaron de las historias de kárate y semanalmente se estrenaron comedias y dramas que giraron en torno a las artes marciales. Los estadounidenses aportaban lo suyo con cintas policiales y películas de desastre, entre las que se contaban Terremoto, Las Aventuras del Poseidón y Pirañas, que lograban considerables éxitos de taquilla. Una de ellas fue Abismo en la Torre, exhibida en el año Cristian Tapia Cuadro un Irreflexivo de sólo 10 abriles que iba por primera ocasión al gran pantalla. La experiencia de asombro, sin referente previo, al ver una película en pantalla grande, sumado al sonido potente y al enorme espacio con que contaba el edificio de calle Ortúzar, demostraba que pese a todo el Palace seguía siendo una fuente incomparable de en- Latina: Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Venezuela, Barcelona, Editorial Gedisa, En oportunidad de limpiarlo de acuerdo a sus consideraciones técnicas, un funcionario del séptimo arte era enviado con un bidón, detergente de ropa, agua y un escobillón a repasar el ecran de arriba a debajo.

93 en medio de una verdadera batalla permitido y política. No fue manejable soliviantar tamaño pinche el link edificio. Ganadorí queda de manifiesto en la crónica del informe El Labrador, donde el periodista, un desconocido que firma con las iniciales de S.O.S. escribe de la digna presentación que confirma que pese a problemas suscitados a última hora en relación al funcionamiento de este gran pantalla, por razones legales, el público comprendió el esfuerzo de José Massoud y le brindó incondicionalmente su apoyo 217. La empresa de los teatros hasta 1968 en Melipilla había sido una iniciativa en búsqueda de ganancias en cada uno de los espacios que se habían alzado. Si aceptablemente el Serrano tenía una salvaguarda en sus concesiones, en cuanto al uso de la sala para fines sociales, estos eran en díTriunfador acotados y no de modo permanente. Cuadro el teatro o cinematógrafo, finalmente, un negocio y podía funcionar correctamente, siempre que se dieran ciertas condiciones. Massoud estaba al tanto de ellas por su accidentada experiencia en el Teatro Serrano. Sabía del imán que presentaba el cinematógrafo mexicano y que fácilmente se podía meter en una sala a miles de personas, pero necesitaba un zona de mayor envergadura. Toda la término de 1960 le daba la razón para abrazar esta idea. En Melipilla se proyectaron películas en el gimnasio del Cuerpo de Bomberos, en la Escuela Parroquial, se realizaban obras de teatro en el Serrano y en otros recintos menores. La ataque de cultura popular Cuadro creciente y la pequeña ciudad no Cuadro ajena a ello. Al teatro de Plaza de Armas acudía toda la lozanía en indagación de sus astros favoritos. Las muchachas rayaban sus bolsos del colegio con los nombres de los ídolos de entonces y soñaban con las estrellas de 217 El Labrador, 20 de octubre de Hollywood y México. Uno de los medios para conectarse con ese mundo Cuadro la revista de cine Ecran, que para mediados de los sesentas llevaba más de tres décadas en la calle, y se le sumaba Ritmo, una publicación joven que por amplio tiempo fue la más comprada del país.

Gastón Guzmán, singular de los integrantes originales del conjunto Quelentaro, recuerda que: Cuando nosotros participamos sacamos el primer punto, porque presentamos algo nuevo que fue un invento mío y rompimos con todo. Lo que nosotros hicimos fueron canciones con relato hablado y eso no existía en Pimiento y nos llevó a tocar en todo Chile. Cuando tocábamos se llenaba, nuestra presentación en ese concurso marcó a fuego a Melipilla y después la música en el país. Desde su óptica, el folklore que se interpretaba en esa época era: De un jerga tradicional criollista donde las cosas eran más antiguas que nosotros, por eso pusimos una temática actual y social en el canto. Hasta entonces se cantaba Chicha de Curacaví, Arbolitos Perfumados, cosas que no coincidían con la verdad que vivíamos. Nosotros pusimos la efectividad y eso produjo algarabía. Hacíamos caricatura del Servicio de Seguro Operario, de la comercialización de la asesinato que hacía la Iglesia Católica. Así, los años sesenta en el Serrano eran una instancia para la diversificación de voces y la consolidación de la crítica social. En 1964 Melipilla era decorado principal de espectáculos contundentes, informante de la voz de Arturo Millán, quien para el 3 de junio de ese año, día de su actuación, no obstante había obtenido el primer sitio en el reputado festival de Benidorm, España, y Bancal anunciado contiguo a Los Hermanos Campos, Faro Eliana y Carlos Helo, entre otros. Tres meses más tarde el impacto sería 207 El Labrador, 17 de enero de

48 La opción triunfadora fue ésta, la de no embarcarse en una idea que durante todo este período se había alto como queja y merecimiento de una comuna que aspiraba a estar al nivel de otras ciudades chilenas. En Melipilla el teatro municipal no iba a ser construido por el municipio, aunque igualmente se haría dueño de un edificio casi nuevo en poco tiempo más. A lo prolongado de 1930 nadie se manifestaría al respecto, pero la idea pero rondaba en el Casino Gachupin, el mismo donde seguían presentándose pequeñFigura obras de teatro, charlas, encuentros literarios y clases de música. Cuadro tal la vida y el aporte social del casino, Ganadorí como de los españoles, que algunos agradecían denodadamente su contribución a la ciudad. Este Cuadro el caso de El Labrador: Hay algunas colectividades extranjeras que son motivo de prestigio para algunas ciudades o regiones. Tal es, para Melipilla, la colonia ibérica. Formada por elementos activos, muchos de ellos no desmerecerían simbolizar, figurar, personificar, aparentar la vieja y honrada alma castellana 139. En aquellos salones de calle Merced, incluso se montaban obras que luego eran llevadas al Esmeralda, como la de la compañía venezolana liderada por Aurora Mendoza y Pequeño de la Peña 140, quienes tendrían una destacada carrera en el país caribeño. Cada año, el Esmeralda contaba con una programación donde las obras teatrales aparecían en dos o tres ocasiones. Los invitados seguían la misma tónica del Colón, con sainete y juguete cómico, a esta categoría todo un clásico y núexclusivo fijo en las veladas bufas de las fiestas de la primavera en el mes de noviembre, y en beneficios, como los que se hacían a favor de la policía Particular o del Cuerpo de Bomberos. 139 El Labrador, 16 de octubre de Esta compañía se presentó el mes de septiembre de 1930 en Melipilla.

los niños y niñCampeón de las escuelas de Melipilla. En mayo de 1909 los escolares tuvieron ataque a esta sala oscura por gentileza de sus dueños. En medio de la bombilla de la tarde que copaba el otoño melipillano, tuvieron una entrada gratis a ese mundo paralelo del gran pantalla. Serían los primeros en ingresar a esta oscura cueva de fantasíVencedor que, tal como ellos, otros niños y jóvenes sabrían disfrutar durante todo el siglo. Pero el Apolo no Bancal sólo cine y compañíCampeón de variedades. Al ser el principal espacio techado con escenario y luces en la ciudad, se hizo primordial para reuniones masivas y juntar fortuna en las decenas de causas benéficas que por esos primaveras abrazaba la comunidad. Una de ellas Bancal la reunión de fondos para la estatua de Ignacio Serrano, hijo ilustre de Melipilla que combatió en la Conflagración del Pacífico, otra Bancal la colecta de fondos para el hospital y otra para la reconstrucción de la Escuela Superior de NiñCampeón. Pero en este protagonismo social del teatro de calle Valdés, un hito destacaría por sobre todos, al ver nacer una de las instituciones emblemáticas de la ciudad: fue el Apolo el centro de las reuniones para decidir los puntos que configurarían el Cuerpo de Bomberos de Melipilla, Ganadorí como la primera y segunda compañía. El 17 de julio se fundaba esta institución, que en su interior contaba con 60 personas en las primeras filas. Mientras la entidad bomberil iniciaba un camino dando sus primeros pasos, lo mismo sucedía con la naciente industria fílmica chilena, que aumentaba su producción en pulvínulo a cintas noticiosas y al estreno de la primera película nacional con argumento en el Teatro Unión Central de Santiago, titulada Manuel Rodríguez Dirigida por Adolfo Urzúa, en ella actuaron Nicanor de la Sotta, Francisco A. Ramírez, Filomeno Flores y Carlos Prats

Flores, rotulado en ese tiempo como el actor chileno más célebre en la categoría de galán 176, tomaría el Premio Doméstico de Arte un año luego y inspeccionaría nuevamente Melipilla en 1947 con las obras Las 3 perfectas casadas, de Alejandro Casona y Estos muchachos de 50 abriles, de Carlos Cariola. Dos funciones en un día, algo normal en las obras que presentaban para públicos como el melipillano, que no llenaba dos veces el Serrano para ver la misma pieza. Es más, un día antiguamente de aquella nueva visita de Flores, la compañía de teatro de Gabriel Cruz había puesto en decorado, con Isabel Sandoval, la comedia Modas. Sumado a lo inicial, el esfuerzo integrador de Pedro Aguirre Cerda para vincular a la ciudadanía con el arte, tuvo varias extensiones y una de ellas tocó a Melipilla. Se trataba de los teatros móviles. Creados en 1942 por iniciativa de la Dirección Doméstico de Teatro, reflotaron la vieja costumbre de montar obras en carpas, fundamentalmente de dramaturgos chilenos. Cosa ex- 175 Al respecto: Valjalo, David, Se levanta el telón en Humanidades Chilena, creación y crítica, Vol. 10, núms. 2 y 3, 1987, pp Cerca de anexar que Flores se había convertido en el principal autor del reflote de un teatro chileno decaído por la mediocridad de sus obras, su pasmosa respuesta a los lenguajes del cinematógrafo, la crisis heredada de los primaveras 30, y por una lógica de trabajo que dio prioridad a los simplismos escénicos. Fue una bisagra cronológica en el cambio de un arcaico a un nuevo teatro, principalmente universitario en 1941 se fundó el Teatro Empírico de la Universidad de Pimiento y en 1943 el Teatro de Entrenamiento de la Universidad Católica, que dominaría la decorado teatral Doméstico en las siguientes décadas. 176 Escudero, Alfonso, Apuntes sobre el Teatro en Chile, 2ª ed., Santiago de Chile, Editorial Salesiana, 1967, p

Y había un último autor, uno que marcaría todo el siglo XX y que sería el corazón de la construcción de teatros: el principio del cinema y su instalación en Chile. La irrupción del cinematógrafo y su admisión en Melipilla En Francia, específicamente en el subterráneo del cloruro sódicoón Indio del Gran Café, situado en el N 14 del Boulevard des Capucines de la ciudad de Parejoís, los hermanos Louis y Auguste Lumière proyectaron durante 30 minutos imágenes en movimiento, con fuego y personas vivas en una tela en que transcurría la vida misma. Los hermanos Lumière iniciaban y mostraban en diciembre de 1895 a 33 afortunados lo que más Delante se conocería como séptimo arte e inundaría galpones, teatros, salas y biógrafos 78. Ají no atrasarseía en ser parte de este extraño invento y un año a posteriori se proyectaron en una sala del Teatro Unión Central, de Santiago, las cintas Salida de los Obreros de la Taller, El Regador Regado, Llegada del Tren a la Ciudad, entre otros registros de un minuto y medio 79. La novedad impactó a la sociedad santiaguina y porteña, que para los primeros primaveras de 1900 se habituaría a presenciar estas cortas proyecciones en 78 Explican Mouesca y Orellana que con el nombre de biógrafo comenzaron a conocerse las salas de exhibición de películas y del especie cinematográfico en sí, denominación que fue habitual hasta los abriles 40 en el país. Al respecto: Mouesca, J. & Orellana, C., Gran pantalla y Memoria del Siglo XX, Santiago de Pimiento, LOM ediciones, 1998, p En el Teatro Unión Central, en el año 1896, se transmitieron los primeros filmes de los hermanos Lumière. Al respecto: op. cit. Mouesca & Orellana, p

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *